1. Tienda en Linea
  2. Contáctanos
  3. Inicio

Escritores - Oscar Wong - Canto Para Decir Tu Nombre en Medio del Desastre

Canto Para Decir Tu Nombre en Medio del Desastre

A Penélope,
que teje y desteje los anhelos.

Del cristal
de la roca llaga por la esquirla
del seno derecho que amamanta
del izquierdo también
del niño aquel con el muñón sangrante
del rastro que se hereda y se trasplanta
vengo a instalar la parte que me toca
vengo a ungir la Luz, aire que mueve el girasol danzante,
tierna brizna que asoma -todavía- a pesar de los escombros.
Vengo a clamar por el viento que agita las entrañas
y la armonía que nace a cada golpe de la aurora.

     Pero viene el rumor, el polvo trepidando
     en cada brazo.
     Un gruñido me pone sobre aviso. Ahora lucho,
     muerdo, grito. El mazo acaba con mi lanza,
     rasgan mi yugular colmillos poderosos.
     ¡Aúlla, animal, aúlla!
     Arroja tu violencia sobre mi hambre.
     Que la muerte se instale en este movimiento
      borrado por la Historia. Que la muerte
      repita sus pisadas.

Te digo: soy tu manto, un pedazo de piel como al descuido,
un animal en tu costado.
Soy aquel protohombre husmeando tu cadera
por eso gruño en cada beso que derramo.
Quiero decir, Amor, que el alba esparce su alegría.
Quiero gemir que soy este que soy.

     Pero vienen mil gritos. Metales claman
     rabiosos su venganza.
     He llamado a los dioses día y noche.
     Nadie escuchará mi voz, mi angustia cuando vea a mi pueblo
     sepultado.
      La locura vuelve a sonar en mis oídos:
     Escucha al caballo encabritarse.
     Mira la muerte que viene en sus entrañas.
     (Paris, se agazapa el Imperio
     en los muslos de tu Amada.)

Vuelvo el rostro a la calle. Me miro reflejado
en el cristal.
De qué sirve el calor, de qué mis brazos, mis puños
que amenazan a la piedra.
¿A dónde, Amor, dirigiré mis pasos?
¿En qué recodo oscuro de la Historia
sepultamos la ternura?

     La danza de la suerte ejecuta sus giros
     en medio del quebranto. Las luces en la noche
     presagian tempestades. Dónde aguardará
     mi pueblo tu retorno. Oh Serpiente Escondida
     entre la Pluma.
     Pero llegan tamemes cargando oscuridad.
     Ahora los dioses cabalgan hacia nosotros
     con el trueno que mata en cada mano.
     Ni flechas ni lanzas de obsidiana pueden
     con la Tribu Divina. Moriremos.

Te digo, Amor, que estás en lo que toco.
Te sigo en cada movimiento.
Que tus cabellos sean alas de palomas,
velos de Dios que tremolan en medio del desastre.
Te amo, Amor, con todo el odio del siglo que me toca.

Es cierto: no preciso de mí, sino de ti. Por eso aguardo
tu sonrisa, tu voz que resuena como si fuera la primera Voz
sobre la Tierra. Tu voz, zureo de paloma.
Pido clemencia por cada niño que llora.
Yazgo en cada vertiente de ti. Sucumbo
cuando arrojas tus lazos sobre el mundo.
¿De qué me sirve ser si no soy
cuando adviene este silencio?
¿De qué la Historia si volvemos
-vuelta y vuelta a la noria-
a instalarnos en lo absurdo?

     Del cielo viene el odio en llamaradas.
     Un tajo brutal cercena el movimiento.
     ¿A qué Hiroshima interrogamos?
     ¿En dónde, Nagasaki, escondimos la vergüenza?

Viene mi Padre con su voz entera a cobijarme.
Viene el candor en cada vientre que ahora crece:
el mundo nace en cada aurora.
Y me lleno de ti, sepulto la agonía.
Retomo la Luz. Abro mis manos para estrechar
la potestad y la ventura.
Sé que la Historia se transforma,
pero canto para decir tu nombre en medio del desastre.

 

Miro los escombros. Tejo y destejo
el mar y la montaña. Soy este hombre con el fusil a cuestas
y la esperanza en cada mano circulando como un río.
Soy el cristal y el muñón. El aire girasol
que irrumpe en la mirada.

México, D. F., septiembre 29 de 1982.

Óscar Wong

Cuentos

Canto Para Decir Tu Nombre en Medio del Desastre
Cantata para Octavio Paz
Chiapas y su Expresividad Metafórica
Delirio El Que Calcina
Erótica de las Lluvias: La Pasión Como Membrana Sensitiva
La Querella de los Gustos - Otras Posibilidades en laBúsqueda Lírica

  1. Contáctanos
  2. Mapa del Sitio
  3. Derechos