1. Tienda en Linea
  2. Contáctanos
  3. Inicio

Artes Escénicas - Los Valores del Circo

Los Valores del Circo

Las bondades que poseen las disciplinas circenses van más allá de su contenido técnico y artístico. Es decir, su objetivo no sólo trata de formar seres humanos que ejecuten cosas extraordinarias para sorprender a sus semejantes, sino además, su práctica debe permitirles asimilar un mensaje mucho más profundo que los ayude a edificar una vida personal más completa.

En la antigüedad, el desarrollo de las capacidades que hoy conocemos como circenses, se sustentaban en la voluntad inquebrantable que tenemos los seres humanos por alcanzar la perfección. Entonces, las manifestaciones de habilidad, destreza y fuerza se dieron como una exposición ritual que además de pretender la perfección del cuerpo humano, las inspiraba el deseo de crear un lenguaje que permitiera acercarnos a lo divino a partir de necesidades concretas: solicitar las lluvias o la cosecha que les permitiese satisfacer sus necesidades más inmediatas.

En la actualidad el circo es entendido como el arte de la precisión, por lo que sus ejecutantes contemporáneos deben poseer una gran disciplina y perseverancia en los ensayos para lograr dominar cualquiera de sus variantes. En la búsqueda por ejecutar cosas prodigiosas con su cuerpo, el artista de circo se involucra en la repetición obstinada de ciertos ejercicios que ha de lograr dominar al paso del tiempo.

Se sabe que un acto de malabares desarrolla en el ejecutante la fuerza motriz y emplea los dos hemisferios del cerebro. Los actos de grupo desarrollan el sentido del compañerismo en el marco del trabajo colectivo, pero debemos remarcar esta situación como bastante especial en el caso del circo, porque la seguridad de un ejecutante depende del trabajo exacto de su compañero; es más, en varias ocasiones la vida de un artista estriba en la responsabilidad del colega, por lo que el sentido de confianza halla uno de su más altas expresiones.

Los símbolos, mensajes y metáforas que hasta el espectador más humilde puede captar, hace del circo un arte universal que no requiere de traducciones. En ello radica sin duda su gran arraigo popular. El circo tiene un gran sustento pedagógico (todos los espectáculos de alguna manera educan la mirada de los públicos).

Tras observar minuciosamente todo lo que ocurre en la pista los niños repetirán en casa lo que más atrajo su curiosidad. Por lo tanto, habrá que apartar de ellos vasos, platos, cosas de valor y mascotas que servirán de experimento a los improvisados pequeños magos, malabaristas y eventuales domadores.

Otra de las grandes enseñanzas del arte circense es aprender a levantarnos de las caídas. Más aún, la primera lección en muchas especialidades es aprender a caer. Horas y horas debe dedicar cualquier ejecutante al ensayo de la caída sobre el piso, o a la red antes de aprender siquiera el primer ejercicio, porque una caída perjudicial puede ser irreparable.

Hay que aprender a caer, saber amortiguar de manera correcta el golpe para continuar con el proceso de aprendizaje. Después, deberemos aprender a enfrentar el riesgo, utilizar el miedo para salir adelante, enfrentando la burla de la caída o la turbación paralizante. Solamente a través de la caídas y cometiendo errores, es que aprendemos de los avatares de la existencia. La ejecución de ejercicios asombrosos producen un cambio de actitud en cualquier joven de circo que se reconoce actuando extraordinariamente, digamos que se construye de alguna manera un hombre con capacidades excepcionales que producen la elevación de la autoestima del ejecutante. El reconocimiento del público a los ejercicios asombrosos es a través del aplauso, lo que permite al ejecutante revalorarse y apreciar su nueva imagen.

Estos y otros valores forman parte de las disciplinas del circo, mismas que están siendo evaluadas y justipreciadas por diversas instituciones sociales en el mundo, como es el caso del Circo Social, cuyo objetivo es ayudar a los jóvenes a encontrar un nuevo sentido a sus vidas a partir de la práctica de las artes circenses.

Cultura Circense en México
La Metáfora del Circo

  1. Contáctanos
  2. Mapa del Sitio
  3. Derechos